Acerca de Estudio Fotográfico. Retrato Corporativo. Marca Personal. Bodas.

Sobre

Sergi Escrivà. Fotógrafo

Me siento feliz cuando tengo una máquina de fotos en mis manos, cuando puedo capturar sonrisas, gestos, momentos y sentimientos. Congelarlos y entregarlos a las personas para que puedan revivir esas emociones, la alegría y la felicidad, y por qué no, también los nervios, la ilusión y tantas sensaciones maravillosas de las que somos capaces de sentir.


Estar presente fotografiando en momentos importantes, como por ejemplo en una boda, en un aniversario, en una celebración de la Primera Comunión, o simplemente capturar una etapa de nuestras vidas y reflejarlo en una sesión de estudio o en fotos de exteriores, me motiva y es lo que me hace sentir vivo. Esa forma de sentir la vida, de querer fotografiarlo y compartirlo con el mundo, es lo que mejor me define, es lo que en esencia soy.


Me gusta la sencillez de muchas cosas, y por eso, cuando fotografío a las personas, me gusta que todo sea fácil, relajado, sencillo y confortable. Que los gestos sean auténticos y naturales. Así que, a dirario, entreno mi ojo crítico, para que él se encargue de buscar el mejor momento para disparar, para componer las imágenes de una forma especial, y encontrar la mayor belleza que exista en el momento.


De niño acompañaba a mi padre, también fotógrafo, a las bodas, a los reportajes de comunión y a las sesiones de exteriores. Le llevaba las bolsas, cambiaba los carretes de las máquinas, preparaba los objetivos e iluminaba las escenas como si fueran cuadros de Sorolla. En su trabajo era exigente, y esas reglas sigo aplicándolas en mis fotografías, pero a la vez añadiendo la personalidad individual de quien está en frente de mi cámara. Sus enseñanzas siempre me acompañan, pero lo que aprendí con tantos años de experiencia, es que la profesionalidad ha de primar para que quien confia en que le fotografíe se sienta libre y auténtico.


Si de mis palabras en esta página se desprende pasión, es porque la fotografía me emociona, formar parte de ella y compartirla es con el mundo es una ilusión tremenda. Me apasiona mi trabajo, mi afición, pero porque sobre todo, me apasionan las personas.


Gracias por acompañarme en este viaje tan maravilloso, y espero poder verte a través de la lente de mi máquina de fotografiar.


Un abrazo, Sergi.