Imagem capa - ¿Fotos de estudio o fotos de exteriores? por Sergi Escriva Fotografia
ExterioresEstudio

¿Fotos de estudio o fotos de exteriores?

Muchas veces me hacen esta pregunta: -"Sergi, tú ¿Qué prefieres? ¿Fotos de estudio? o ¿Fotos de exteriores?" - En nuestro estudio hacemos ambos tipos de reportajes, y de ahí que surjan las dudas. Para empezar, yo no creo que tenga que ver con el fotógrafo, si no, con la persona que contrata la sesión. Y por eso, en este post voy a comentar las diferencias que tienen el tipo de sesiones en el estudio, y las sesiones de exteriores.

Antes de nada, explicar:


¿Cómo suelen ser las sesiones de fotos de estudio?

Las ventajas de un estudio es que el fotógrafo siempre tiene la luz controlada. Es su estudio, por decirlo de otra forma, su casa; por tanto, la iluminación, los aderezos y demás complementos los ha elegido para favorecer el ambiente que desee crear en sus imágenes. Dentro de esas opciones, como fotógrafos, podemos elegir usar la luz natural, a mí me encanta; iluminación de flash; o iluminación continua. Cada una de ellas tiene ventajas e inconvenientes, el dominarlas, y usarlas correctamente depende del gusto del fotógrafo. Muchas veces, una vez terminada la fotografía, no sabemos distinguir cómo se ha hecho, así que no es un tema en el que me centraré mucho más.

Lo que sí que quiero que tengas en cuenta, es las limitaciones que nos encontramos. En los estudios tenemos espacios limitados, y muchas veces nuestros escenarios no son mayores que 3 o 5 metros de ancho. ¿Qué consecuencias tiene eso? Pues principalmente, que no tenemos mucha movilidad dentro de esa área. Imagínate un niño de 1 año, que ya camina y se ha convertido en un explorador nato. Le gusta ir de aquí para allá, mirar detrás de los objetos y suelen demostrar mucha curiosidad. Lo que hace que, a veces, nuestro trabajo como fotógrafo sea más lograr que el niño esté dentro del área de nuestra foto. Lo cierto es que yo me lo paso muy bien en esas ocasiones, e intentamos que el niño disfrute de la sesión.




¿Cuándo son ideales las fotografías en el estudio?

Pues siguiendo el razonamiento anterior, siempre y cuando podamos controlar a nuestros modelos. Ya sean bebés de apenas unos días o antes de que empiecen a gatear. Después, depende de cada persona; en el caso de niños, pues depende de si podemos conseguir que se mantengan en nuestra área del fondo o no. Cuando ya son algo más mayores, y podemos controlar lo que hacen, resulta mucho más sencillo, y las sesiones en el estudio son ideales a partir de que los niños nos hacen más caso.

Por eso, las sesiones de personas adultas, resulta muy cómodo trabajar en el estudio.




¿Cuáles son las ventajas de las sesiones de estudio?

La primera ventaja que había comentado es que el fotógrafo domina el lugar y la iluminación, y por tanto puede centrar su atención en conseguir que la persona a fotografiar tenga la expresión deseada.

Además, dependiendo de su configuración de estudio, puede cambiar rápidamente de fondos y de aderezos, crear ambientes nuevos sin tener que desplazarse ni perder mucho tiempo. Lo que hace que podamos conseguir muchas más imágenes diferentes.

Otra grandísima ventaja, es que, normalmente, en los estudios podemos elegir las fotos al momento, y si vemos que necesitamos repetir alguna pose, o mejorar alguna imagen, podemos volverla a hacer.

Una gran ventaja de los estudios es que no nos importa qué clima hará fuera. Si llueve o truena. En nuestro estudio siempre podremos regular la temperatura para que esté agradable. Aire acondicionado en verano, y calefacción en invierno.




¿Cuál es la inconveniente de las sesiones de estudio?

Pues justamente lo que juega a favor del fotógrafo. Que como es su casa, los fondos, la iluminación y los aderezos suelen ser los mismos en muchas sesiones. Se repiten los patrones y no hay tanta originalidad durante una temporada. Es por eso que muchos fotógrafos solemos renovar aderezos y fondos cada cierto tiempo. 






¿Cómo suelen ser las fotos de exteriores?

Por el otro lado tenemos las sesiones de fotos de exteriores, en las que los fotógrafos tenemos que iluminar aprovechando la luz del ambiente. Muchas veces podemos añadir nuestras propias fuentes de luz, para transformar y crear ambientes diferentes, yo lo hago habitualmente, sobre todo en reportajes de boda. Pero para la persona que contrata un reportaje en exteriores lo que le importa son otros temas.

En exteriores ya no tenemos esa limitación de espacio que teníamos en los estudios. Incluso, muchas veces buscamos entornos muy grandes en los que fotografiar: monasterios antiguos, bosques, playa... Con eso conseguimos ambientes diferentes y que nuestras sesiones fotográficas sean más distintas.

La parte mala es que dependemos completamente del tiempo, de la luz del sol, y de la temperatura que haga. Afortunadamente, aquí en España tenemos un clima de ensueño, con pocas lluvias. Así que es un país en el que nos encanta fotografiar en exteriores.




¿Cuándo son ideales las fotografías en exteriores?

Hay muchas razones para amar este tipo de fotos. Tenemos ambientes diferentes en cada sesión, podemos tener mayor combinación de fotos, planos más abiertos y generales, fotos de plano medio, y primeros planos rabiosos, lo que hace que nuestros reportajes sean más completos.

Siguiendo con el ejemplo de las fotos de niños, en exteriores podemos dejarles correr, saltar libremente, y conseguir fotografías más espontáneas y naturales de las que podríamos lograr en un ambiente cerrado como el de un estudio.




¿Cuáles son las ventajas de las sesiones de exteriores?

Sobre todo son la cantidad de planos diferentes que podemos logra en estas sesiones. Podemos adaptar nuestro vestuario a nuestro ambiente y tenemos fondos mucho más interesantes que en un estudio.

Podemos hacer fotos desde lejos, corriendo y cambiar perspectivas rápidamente. 

Los reportajes resultan mucho más ricos de lo que suelen ser en un estudio. Por eso siempre los elegimos para reportajes grandes.




¿Cuál es la inconveniente de las sesiones de exteriores?

Pues, para empezar, el clima. Dependemos totalmente del tiempo, que no tengamos excesivo viento, ni frío ni calor. En Valencia suele ser ideal, pero en otras regiones apenas tienen meses de temperatura agradable. Por ejemplo, en Galicia, las lluvias son mucho más habituales que aquí y limita las sesiones sin lluvia.

Otro inconvenientes son los horarios. Debemos ajustarnos a las horas de luz, nuestra fotografía dependerá de los horarios en los que hagamos las fotos. Depende mucho más de la técnica del fotógrafo para tener temas más variados.

Por último, como en las sesiones de exteriores no solemos tener tantas opciones para elegir las fotos, solemos disparar mucho más, ya que la ocasión de repetir la sesión es mucho más complicado.






En definitiva:

Elegir un tipo de sesiones u otras depende de lo que busques, mis recomendaciones personales:

Hacer fotos de Estudio cuando:

- Queremos pocas fotos.

- Buscamos más la estética que el ambiente.

- No queremos arriesgarnos con el clima.

Hacer fotos en Exteriores cuando:

- Queremos un reportaje más amplio.

- Buscamos fotos más dinámicas, con mucho movimiento o con niños.

- Queremos ambientes diferentes.




Y ahora, una pregunta: Tú, ¿Qué tipo de sesiones prefieres? Si quieres, deja tus comentarios abajo.

Si quieres reservar una sesión, puedes hacerlo usando nuestro formulario de contacto.

Un abrazo, nos vemos pronto.

Sergi.